miércoles, 18 de abril de 2018

Y pasa

De repente pasa...

Llega una persona que te complementa, que hace que brilles, que te eleva a las nubes con un simple beso, que te hace perder la cordura sólo con rozar tu piel, que te llena la vida.

Te llena la vida de momentos, de risas, de felicidad y convierte tu vida en un carrusel lleno de colores que no para de dar vueltas y más vueltas

y os miraís a los ojos y no podéis parar de reír a pleno pulmón

Y el problema es ese precisamente, que poco a poco, 
se va convirtiendo en un elemento indispensable en tu vida sin darte cuenta, 

se convierte en el motor que hace que tu corazón funcione,

en el aire que necesitan tus pulmones,
en la luz de tus ojos... 

El problema es que acabas necesitando a esa persona, 

pero por puro egoísmo, 
porque te encanta la versión de ti que ha conseguido sacar,

 pero llega un momento en el que se para el carrusel...

llega el momento en el que todo termina 

y te deja

sin colores, 
        sin vueltas, 
                 sin aire, 
                       sin latidos... 
                                    sin nada.

Llega un momento en el que se acaba la función de magia y te tienes que volver de nuevo sola a casa.

Entonces tienes que coger todos los recuerdos 
meterlos en un cajita y guardarla junto al resto de cicatrices 
                                    en el doble fondo del armario y 

volver a aprender a sonreir, 

                      a respirar, 
                         
                               a latir.

Y no es fácil, 
pero sin duda, 
volverás a hacerlo.

miércoles, 11 de abril de 2018

Mi amiga


Hace tantos años que llegó a mi vida... 
Que la verdad es que ya he perdido hasta la cuenta.

Si cierras los ojos y piensas en una persona de siempre y que nunca te falla enseguida ves a alguien... 

Y yo... yo la veo a ella.

Podría estar hablando de mi madre o mi abuela pero no, 
hablo de ella, mi amiga, 
mi compañera de locuras, 
de vida, 
de risas, 
de aventuras, 
de piso y
de penas...

Ella es quien haga lo que haga me acompaña, 
me apoya, 
me coloca las alas, 
me ayuda a ver más claro el camino...

Y ¿por qué no decirlo? 
Cuando me tiene que reñir, lo hace 
pero  siempre recordándome que lo importante no es la caída
sino como aprendes de ella, 
cómo vuelves a levantar.

Mi amiga, a quien le llamo de mil formas, 
con quién canto y bailo sin miedo... 

Dónde voy cuando quiero estar en un sitio seguro, 
el abrazo que me devuelve la paz, 
la sonrisa que cura, 
la voz que necesito cuando me pierdo... 
Que por desgracia pasa más de lo que me gustaría.

Rocío, es ya familia y así la siento. 

Ella es quien viene a verme esté donde esté, 
con quién hago planes para dentro de 50 y 60 años porque sé 
que la vida dará muchas vueltas 
pero nosotras estamos tan fuerte cogidas de la mano 
que no hay nada que nos pueda separar.

miércoles, 4 de abril de 2018

Cuando te des cuenta

Llegará el momento en el que te des cuenta.

En el que te des cuenta, de una maldita vez, 
 de que tu sitio es junto a mí...
de que tu corazón pertenece al mío
de que la primavera no vuelve si no estás junto a mí...

Eres un cabezota 
y te empeñas en buscar en otra lo que el destino ya te dijo que sólo puedes tener conmigo.

Lo peor es que te atreves a ofrecer eternidades a personas 
con las que no puedes tener ni un efímero futuro 
y juegas a hacerme daño mientras yo sé 
que acabarás volviendo con el rabo entre las piernas 

porque tus ojos chivaron a los míos 
que tú corazón sigue luchando contra ese maldito e g o tuyo.

Y ¿Sabes qué?

Yo me acabaré cansando de tus juegos 
y dejaré de sufrir por tus tonterías 
y llegarás tú 
y creerás que caeré a tus pies...

Pero te equivocas, 
ahí jugaré yo y probarás tu propia medicina 
y haré que casi pierdas la poca cordura que nos caracteriza 
y después volveré a ti 
y te diré que había sido sólo un juego, 
como los tuyos.

Y, ahí, con los marcadores de nuevo a cero, 
empezaremos a contar y a construir una vez más
 la primavera y una eternidad real, j u n t o s.

miércoles, 28 de marzo de 2018

Asignaturas pendientes 1

Nunca fui buena en geografía...

Pero me aprendí a la perfección 
el mapa de los lunares de tu espalda.

Ahí no necesito navegadores, 
podría dibujarlo con los ojos cerrados.

Me conozco también a la perfección el mapa de tu cuerpo, 
con todos los rincones que esconde tu piel.


Jamás fui buena en matemáticas y 
es que siempre creí que uno más uno 
era nosotros... 



Lo peor es que sigo convencida 
de que todos se equivocan 
al decirme que no.

miércoles, 21 de marzo de 2018

Así, tal como eres

Te quiero...
te quiero así,tal como eres

De hecho, no cambiaría un ápice de ti.

Tus ojos, son una luz que me guía y una fuerza sobrenatural.

El brillo de tus ojos puede compararse a una supernova 
cuando me miras o hablas de mí.

Tu cuerpo... 
Tu cuerpo es la perfección máxima, 
proporción áurea en su  esplendor.

Tus manos que siempre están a la temperatura idónea para mí piel.


Tu piel terciopelo que hace arder la mía con un simple roce.

Tu humor que hace que llore de risa.

Tu carácter que, cuando choca con el mío, puede causar un Big Bang.

Esa dulzura que emanas cuando me acaricias, 
                                 cuando me hablas, 
                                         cuando me mimas, 
                                                 cuando me miras.
Tu forma de amar...
Tan noble, tan pura.

Que sepas volar y que me dieras alas y que, 
sabiendo volar tan bien, 
 te quedes a mi lado.

Me gustas así, como eres.


No cambiaría nada de ti, 
jamás lo haría.
Me gustas y te quiero así, 
tal como eres

miércoles, 14 de marzo de 2018

Harta

Estoy harta.


Sí, estoy harta de malas noticias.

Harta de titulares de mujeres que pierden la vida a manos de un enfermo machista y retrógrado.
Harta de titulares de mujeres y niñas violadas.
Harta de titulares de violencia de género.



Harta de sexo débil.


Harta de escuchar a chicas decir que temen volver solas a casa, por miedo a lo que pueda ocurrirles.
Harta de excusas como "iba provocando".
Harta de la educación machista en las casas.

Harta de que las niñas sólo aparezcan en anuncios de princesas, Barbies y cosas rosas.
Harta de que un hombre cobre más que una mujer, por ser hombre haciendo el mismo trabajo, o menos.

Harta de techos de cristal.
Harta de la imagen de que la mujer es madre y ama de casa.
Harta comentarios machistas y machismo.
Harta de ver injusticias y de ver cómo hacen víctima a agresores.
Harta de machitos, machistas, sexistas...

Estoy harta y espero que pronto llegue una cura a tanto odio sin sentido, a tanta violencia injustificada e impune.



Estoy harta de desigualdad.
Y espero, de verdad, 
que pronto todo esto cambie.

Aún así tengo algo claro:
vamos a conseguir que esto acabe
porque como dice una amiga mía

nos han quitado tanto que 
nos han quitado hasta el miedo

miércoles, 7 de marzo de 2018

Sueño tras la guerra


Me quedé dormida en el campo de batalla


Tras una de esas guerras nuestras 
que solo hacen amor.

Me dormí y soñé con un mundo de colores y hadas...


Aún así eso no fue lo mejor.


Lo mejor fue, que al despertar, 
seguía teniendo como almohada a mí soldado 

pero, esta vez, convertido en príncipe.

miércoles, 28 de febrero de 2018

no puedo


Intento superarlo pero no puedo...

Se me parte el alma en mil trozos cada vez que te veo accidentalmente en cualquier parte.

Me parte el alma ver lo que éramos y lo que ahora somos:

d e s c o n o c i d o s.

Me parte y rompo a llorar porque sé que nunca voy a comprender 
que prefirieses irte, 
que quisieras un nosotros sin mí...

Que es mejor que me hubieras matado, 
habría dolido menos, de verdad.

Pero, claro, a ti no te importa, 
no sabes lo que es vivir con un corazón que se niega a funcionar, con una mente que se divierte reproduciendo momentos 
que ya están vacíos.

No entiendes qué es dolor y, mucho menos el ajeno.

Aún así ojalá nunca sufras, 
ni te hagan lo que tú hiciste conmigo.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Fénix

La causa de mi muerte será la enfermedad crónica 

provocada por permanecer tanto tiempo lejos de tu piel. 

Esa enfermedad que está destruyendo las células de mi piel,
poco a poco, 
que me está desgastando y 
no hay manera de arreglarlo.

Sólo hay una cura y está en tus manos y tus labios.

Sé que no me queda mucho tiempo, 
siento como está enfermedad también me provoca arritmias 
cada vez más severas.

No me queda mucho tiempo para volver a ser cenizas...


pero no tengo miedo, 
yo ya fui cenizas antes.

Y de ahí resurgí y volveré a hacerlo...

como un ave fénix.

miércoles, 14 de febrero de 2018

No soy cuerda



Fui tonta.
Fui una completa tonta.

Te quería tanto que no quería atarte, una vez que conseguí arreglar tus alas.


Era tan bonito verte surcar el cielo...


Era tan bonito volar a tu lado que desde que ya no vuelo contigo,

 no quiero ni mirar el cielo.

Qué tonta fui, nunca quise atarte, 

prefería verte libre y que me buscaras tú 

y buscarte yo y ver cómo se encendían tus ojos cuando iba a por ti.

Nunca quise atarte y ese fue mi peor error.

Luego llegó ella y lo tuvo muy fácil. 

Yo ya le había hecho el trabajo difícil.

Ella volaba contigo, te buscaba continuamente, más que yo incluso. 

Entonces te fuiste con ella, 


ella que era más cuerda y te supo atar.

Yo, simplemente, acepté mi derrota y mi fatal error y te dejé ir.

Quizás ese también fue un gran error.

Desde entonces no llega a mi casa la primavera, 
no para de llover en mis ojos 
y sólo sé maldecirme a mí misma por pensar que no te irías, 
que serías diferente a los otros, 

que tú no querías que te atara...

que libre disfrutabas más y eras más feliz
que libre me preferías a mí antes que a cualquiera
que fui tan idiota que permití que otra 


se llevara el dueño de mi corazón.

Ahora maldigo mi locura que me impidió atarte 

y me hizo amarte más que al propio sol.