martes, 19 de junio de 2018

Reflexión 1

No hago más que pensar en todo lo que podríamos haber sido,
si realmente hubiéramos llegado a ser.

miércoles, 13 de junio de 2018

Vuelve y verás

Nunca dejaste que te demostrara que yo podía darte los mejores despertares.

No me diste esa pequeña oportunidad de hacerte sentir la persona más especial del universo entero día a día.

Y te lo escribo sabiendo que jamás lo vas a leer, con mi pecho lleno de pena.

Pero te juro que no habría una mañana igual a la anterior, me pasaría la vida pensando cómo hacer que cada día vieras lo que eres para mí... El ser más maravilloso del mundo.

Te prometo que habrían mañanas de besos y mañanas de gymkana, y los días en los que tuviera más tiempo incluso tours por la ciudad, con el fin de redescubrirte y recordarte todas las esquinas en los que nos hemos robado un beso.

Habrían mañanas en las que al despertar vieras una nota te diría dónde te espero para que desayunemos y otras en las que te despertaría el olor a café cuando entre en el cuarto con tu taza.

Habrían mañanas tan maravillosas que nunca notarias si es lunes o viernes.

Habrían mañanas de todo tipo, amor, cada día una nueva aventura. Cada mañana un nuevo sol iluminando nuestros rasgos fundiéndose.

Si decides volver...
Si decides que te mere(-ce/-zco) la pena y lees esto en algún momento...


Vuelve y verás qué ocurre cuando se unen la magia y el amor.

miércoles, 6 de junio de 2018

y que algun día lo sientas

Me encantaría decirte que me alegra que te haga feliz...

Pero dime: ¿cómo hago para pronunciar tamaña mentira?

cómo si mi voz ya no suena desde que grité tu nombre por última vez 
aquella noche en vela en medio de llantos...

Te lloré 500 noches y más de 600 días,
pues mi dolor duró más que el del mismisimo Sabina.

Te lloré como si hubieras muerto
cuando el único corazón que había dejado de funcionar era el mío 
y no me había dado cuenta.

Me partiste a pedazos,
me dejaste hecha jirones
y no te importó lo más mínimo, 

al igual que nosotros tampoco te importó jamás
 y no me di cuenta.

Voy a dejar de ser correcta y te voy a decir la verdad...

No me alegra que te vaya bien
ni que seas feliz mientras yo me consumo de tristeza 
viéndote desde la distancia.
NO.

No me alegro por tu vida,
y maldigo que la mía tenga que seguir adelante sin eso que tanto quería.

Y reconozco que puede que yo también fuese egoísta
y que no te quisiera tanto a ti sino
 a quien era yo cuando tú estabas conmigo, 
quería la felicidad que me hacía sentir tenerte 
y saberme tuya...

Qué dichosa debe ser ella 
que ahora se sentirá tan tuya como yo lo hacía 
y que le brillarán los ojos cuando te mira o habla de ti.

Mis ojos ya no quieren mirar nada y regalaron su brillo a la luna,
pues la ilusión jamás va a volver a ellos...

Mi boca ya no sabe hablar...

Mi piel se resiente a cualquier roce...

Mi corazón sigue hecho trizas...

Y solo te digo que espero que algún día sientas eso 
que te han desgarrado el alma, 
que te destrocen el corazón 
y jamás te recuperes... 
como yo

miércoles, 30 de mayo de 2018

Banda sonora de la mañana

Despertar y verte a mi lado era como oír el Aria en re de Bach...

Un 
REGALO 
del 
mundo.

Despertar y comprobar que estabas de verdad ahí, conmigo 
Bach suena todo el tiempo en mi mente mientras observo 
cómo te vas despertando lentamente 
mientras te acaricio el pelo 
y la cara.

Tus ojos van despertando como los violines al empezar la pieza...


con delicadeza te giras hacia donde estoy yo 
y me regalas la mirada más dulce
 que me suena a cielo.

Me miras y me acaricias la cara porque no terminas de saber si duermes o estás despierto y te beso con delicadeza


y tú corazón me sonríe cuando me tumbo sobre él.

Ahí

el mundo se para para nosotros mientras me acaricias 
y pones el aria en re de la suite n.º3 de Bach.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Me encantaría saber

Me encantaría saber qué es lo que le dices a ella 
cuando la miras a los ojos.

Me encantaría saber si le dices lo que me decías a mí, 
si la llamas como me llamabas a mí.


Me gustaría ver si te brillan los ojos como brilla la Luna en la noche de San Juan cuando la miras... 
porque cuando me mirabas a mí brillaban aún más.

Me encantaría saber cómo te sientes en su piel, 
cómo te sientes en sus besos,
en sus caricias 
en sus abrazos...


Me encantaria saber si te gusta tanto tocar su pelo y despeinarlo como el mío.

Me encantaría saber si tú te encuentras en la vida sin nosotros.

Si tú sabes vivir sin mí 
porque, para mí, es imposible 
porque yo, sin nosotros,
no entiendo nada.

miércoles, 9 de mayo de 2018

Vacía

Vacía
así me siento al comprobar que cada vez estás más lejos.
Vacía
completamente vacía al no encontrarte, al no alcanzarte ya ni en sueños
Vacía
y tanto vacío duele.

Un vacío con un silencio inquietante
con un frío que hiela
con más espacio del que quiero o necesito.

Vacía,
vacía y sola
Y desolada
con tanta soledad.

miércoles, 2 de mayo de 2018

Muerte por ausencia

Si estás leyendo esto puede que ya haya muerto...

Si estás leyendo esto puede que tus ausencias ya me hayan causado un paro cardíaco.

Seguro que te preguntarás cómo y es sencillo...

Déjame que te lo explique:

cuando un corazón encuentra un motivo para latir, 
se acostumbra  y se lo quitan de repente... 

Sobrevive un tiempo, a base de cuidados intensivos,
pero finalmente se para,
se rompe.
Y seguro que te preguntas como ha sido la muerte... 
ha sido dolorosa, agonizante 
soportando a un corazón que no quiere estar en mi pecho,
si no está el tuyo al lado siguiéndole el ritmo.

Agonizando, 
sin poder respirar porque ya nada huele a ti... 

Ni siquiera ese marcapáginas que pusiste, intencionadamente, en mi libro favorito.

La muerte por ausencia, que aún no está estudiada, es dolorosa y se puede evitar... 

Pero la mayoría de las veces no se le encuentra solución
porque, en algunas situaciones,
la cura se escapa,
como tú.














miércoles, 25 de abril de 2018

Que

Que tu sitio es aquí, conmigo. Que nadie como yo te da alas y te deja volar tan alto. Que nadie te hace soñar tan fuerte.
Que tu sitio soy yo.



Que mi vida eres .

miércoles, 18 de abril de 2018

Y pasa

De repente pasa...

Llega una persona que te complementa, que hace que brilles, que te eleva a las nubes con un simple beso, que te hace perder la cordura sólo con rozar tu piel, que te llena la vida.

Te llena la vida de momentos, de risas, de felicidad y convierte tu vida en un carrusel lleno de colores que no para de dar vueltas y más vueltas

y os miraís a los ojos y no podéis parar de reír a pleno pulmón

Y el problema es ese precisamente, que poco a poco, 
se va convirtiendo en un elemento indispensable en tu vida sin darte cuenta, 

se convierte en el motor que hace que tu corazón funcione,

en el aire que necesitan tus pulmones,
en la luz de tus ojos... 

El problema es que acabas necesitando a esa persona, 

pero por puro egoísmo, 
porque te encanta la versión de ti que ha conseguido sacar,

 pero llega un momento en el que se para el carrusel...

llega el momento en el que todo termina 

y te deja

sin colores, 
        sin vueltas, 
                 sin aire, 
                       sin latidos... 
                                    sin nada.

Llega un momento en el que se acaba la función de magia y te tienes que volver de nuevo sola a casa.

Entonces tienes que coger todos los recuerdos 
meterlos en un cajita y guardarla junto al resto de cicatrices 
                                    en el doble fondo del armario y 

volver a aprender a sonreir, 

                      a respirar, 
                         
                               a latir.

Y no es fácil, 
pero sin duda, 
volverás a hacerlo.

miércoles, 11 de abril de 2018

Mi amiga


Hace tantos años que llegó a mi vida... 
Que la verdad es que ya he perdido hasta la cuenta.

Si cierras los ojos y piensas en una persona de siempre y que nunca te falla enseguida ves a alguien... 

Y yo... yo la veo a ella.

Podría estar hablando de mi madre o mi abuela pero no, 
hablo de ella, mi amiga, 
mi compañera de locuras, 
de vida, 
de risas, 
de aventuras, 
de piso y
de penas...

Ella es quien haga lo que haga me acompaña, 
me apoya, 
me coloca las alas, 
me ayuda a ver más claro el camino...

Y ¿por qué no decirlo? 
Cuando me tiene que reñir, lo hace 
pero  siempre recordándome que lo importante no es la caída
sino como aprendes de ella, 
cómo vuelves a levantar.

Mi amiga, a quien le llamo de mil formas, 
con quién canto y bailo sin miedo... 

Dónde voy cuando quiero estar en un sitio seguro, 
el abrazo que me devuelve la paz, 
la sonrisa que cura, 
la voz que necesito cuando me pierdo... 
Que por desgracia pasa más de lo que me gustaría.

Rocío, es ya familia y así la siento. 

Ella es quien viene a verme esté donde esté, 
con quién hago planes para dentro de 50 y 60 años porque sé 
que la vida dará muchas vueltas 
pero nosotras estamos tan fuerte cogidas de la mano 
que no hay nada que nos pueda separar.