miércoles, 17 de enero de 2018

reflexión



Te necesito

Te necesito más de lo que me gustaría...

De hecho, ojalá no te necesitase en absoluto

Pero dime:
cómo coño hago ahora para dejar de necesitarte, 
para quererte menos y quererme más.

Enséñame por dónde queda mi camino de una vez, 
y si quieres toma tú otro diferente después...

Eso sí, si te vas ya no vuelvas.

miércoles, 10 de enero de 2018

Nieve melancólica


Nieva y siento que el mundo me quiere recordar 

que esta ciudad es tan nuestra como la luna.

Está nevando como aquél día de enero 
en el que decidimos que la vida era más bonita 
si la mirábamos desde mi ventana.

La nieve se va posando en mí, tan delicada y fría como tus manitas;
tan blanca como la luz que tú has puesto a mi vida 


dándome una tregua de mí misma.

Qué bonita y triste la nieve de aquí, 

cuando no estoy en casa (es decir, contigo).

Añoro aquel enero blanco en casa en el que el frío te hizo quedarte en mi calor;
en el que mi calor te hizo sentir en casa;

en el que tú, con tu lector de miradas y tú confianza 

te instalaste en mi corazón y 

te anclaste tan fuerte en mí

que ahora ya no hay vida 

si no estás.

Añoro aquel enero cómplice en el que se acabaron los secretos y las penas 

por qué tú te instalaste en mí para siempre haciéndome creer de nuevo.

Enero y nieve confidentes de lo que la vida unió al enlazar nuestros caminos.

Tú y yo



Tal para cuál



Imperfectas perfectamente complementadas
Frío y calor

Silencios y miradas


Guerra y paz


Iguales y opuestas


Locura y cordura


Abrazos y besos


Risas y lágrimas contenidas...



Tú y yo 
Simplemente eso, 

en plena esencia, 
aquel enero blanco.

miércoles, 3 de enero de 2018

wanderlust


Tengo hambre

Pero no hambre de comida
Tengo hambre de viajar
Hambre de volar 

Hambre de mundo

y de comérmelo

entero
Hambre de nuevas historias 


Hambre de viajes sola

de viajes acompañada

y viajes con los de siempre


Tengo hambre de viajes de reencuentro


Tengo hambre y cada vez que viajó mi hambre aumenta


Es como una droga cada vez que
embarco en un avión o cojo un tren.


Cada vez que viajo aumentan mis ganas.

Cada vez me cuesta más quedarme en tierra,

ahora que sé lo que es tener alas...


Digamos que la palabra germana "Wanderlust" 
define medianamente bien lo que me ocurre 
porque me pasó la vida con ganas de recorrer el mundo,
porque muero por viajar.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Luna salvadora


Aún sigo mirando a la Luna en cuarto creciente buscando tu sonrisa.

Sigo mirando a la Luna, 


que sólo es nuestra,

cuando necesito sentir tu abrazo.


Sigo mirando a esa Luna, 
tan nuestra, 

para recordarte y sentirte tan cerca 

como cuando estamos en casa.

Porque casa es dondequiera que este, contigo.

Así que espero poder volver pronto a casa,

porque no sabes cómo lo echo de menos.


miércoles, 20 de diciembre de 2017

Cuestión de pertenencia




Jamás le pertenecerás a nadie
porque sólo puedes ser mío.

Te aseguro que pueden pasar pasar mil tías más, 
que te puedes enamorar, 
que puedes jugar con alguna que otra más, 
que podrás dormir en otra cama, 
soñar con otros cuerpos, 

podrás, incluso, besar otros labios...

Y aún así, siempre serás mío.


Siempre será mío porque... 
   porque nadie como yo sabe hacerte feliz, 
nadie como yo te ama, 
nadie como yo sabe besarte. 

Y seguirás siendo mío aunque no te des cuenta 
y la razón es fácil 
no es porque te ame o me ames 
porque no te ame 
o no me ames...

Esto nada tiene que ver con nuestro soneto favorito de Neruda. 

Pero siempre serás mío porque mi corazón está en tu tu pecho latiendo arrítmico. 
Arrítmico porque tu corazón está en mi pecho latiendo sin ton ni son, 
porque cuando dos corazones se pertenecen...

No hay montañas, ríos, océanos ni continentes que pueda cambiarlo.

Así que cuando quieras ven, 
que aquí está tu sitio.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

guerra y paz


¿Cómo se puede ser guerra y paz a la vez?

Eso es lo que me pregunto desde la primera vez que te vi dormir.

Cuando estás despierta, normalmente, eres un torbellino imparable.

Cuando esos nervios tuyos se activan no es fácil conseguir calmarte... 
aunque yo conozco remedios para ese nerviosismo que llevas dentro.

Eres un no parar incansable con energía para agotar a un regimiento entero.


E insisto, tengo mis claves para frenarlo, 
aunque, a veces, no son suficientes.

Para entender la otra cara de la moneda es necesario verte dormir.

Hace falta verte dormidita para entender cuál es el verdadero significado de la paz.

Como dijo Mónica Gae sin conocerte, pero hablando de ti:


"El día en que la veáis dormir entenderéis 
de que van los tratados de paz".

Y no vamos a hablar ahora de la manía de muchos poetas de hablar de ti sin conocerte...

Pero verte dormir es comprender la calma y la paz.

Sólo hay que ver tu carita de tranquilidad 
con tus ojitos cerrados y tus nervios descansando 
para entender que si te vieran así no existirían guerras ni conflictos.

Y puedo llevarme horas hablando 
de cada vez que me despierto antes que tú 
y pido que tardes en despertar 
para poder disfrutar de la paz de verte dormir.

Aún así no es una cosa fácil de conseguir.

Yo soy tan afortunada que no sólo te he visto dormir, 
también he visto cómo sonríes y quieres mientras duermes.

Dormida, de repente, te aferras a mí, 
como un koalita y cuando lo haces, sonríes y eso...


Eso es felicidad pura.

Y yo, cada vez que lo haces, 
entiendo que hay formas y formas de querer 
pero que la tuya es única.

Cada vez que te veo dormir entiendo 
que después de la guerra 
siempre viene la paz 
y que no hay mayor suerte 
que tenerte 
(sobre todo, 
tenerte cerca).

Fotografía de Miriam Castañeda







miércoles, 6 de diciembre de 2017

Dos opciones

Ansío que algún día me confieses por qué no llegamos a ser.

Que me reproches todas mis cagadas.

Que te enfades conmigo y me grites hasta que me quede sorda 
cuándo empecé a estropearlo todo.

Que me mires a los ojos, sin miedo, 
y me enumeres una a una todas las cosas que odies de mí.

Que sueltes todo lo negativo.

Que me tires encima todo lo que te he restado 
mientras lo que quería era multiplicarte.

Después quiero que me dejes contarte que todo lo hice siempre por ti.
Pero por ti, 
sin pensar en mí 
y sólo queriendo 
hacerte feliz.

Te prometeré que siempre buscaba lo mejor.

Y es que dicen que el camino al infierno está hecho de buenas intenciones... 
Y yo me temo que lo construí yo entero.

Finalmente, te propondré dos  opciones:


1.- te quedas conmigo y luchamos contra todo.

2.- te marchas y ya veo yo como sigo sobreviviendo.







miércoles, 29 de noviembre de 2017

Sin color

Qué bonito era ser tuya y de ti.

Qué bonito era tenerte en la cabeza 28 horas al día 
y saberme en la tuya un par de horas más.

Qué bonito era sentirte hasta cuando no podía tocarte.

Qué bonitos los besos, 
las caricias, 
los abrazos, las miradas...
Qué bonito era...


Y qué feo es ahora...

Qué feo ser tuya cuando 
ya tú no me quieres tener.
Qué feos ahora los sentimientos.
Qué feos ahora los días sin ti.


Qué fea la vida ahora que se ha quedado sin color.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Y yo me cansé

Ya me he cansado de caminar sin rumbo tratando de encontrarte.

Estoy agotada de llamar a cada puerta 
de mirar en todas las avenidas y los parques.

Me he cansado de pedirle deseos 
con moneda a las fuentes mágicas.

He decidido que así no, 
que estaba haciéndolo todo mal.

Ya he descifrado tu mensaje: 
          no quieres que te siga, 
no quieres que te busque, 
por eso no dejaste ni una sola huella.

Al principio, recuerdo que hice como un niño pequeño que se pierde,
así que volví al punto donde nos vimos por última vez 
y me quedé ahí, 
sentada.

Y sentada esperé a que regresaras ahí.

No lo hiciste.
Y yo me cansé

Y yo me cansé de esperarte pero no de sentir 
y cerré la puerta 
pero me ahogaba, 
así que abrí la ventana.

Y ahí empezó mi suerte.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Espinas, veneno, algodón o cicatrices

Algunas personas están hechas de espinas, 
otras de palos, 
                                       otras de veneno, 
otras de algodón...

Yo no recuerdo como era al principio 
puede que fuera de piel,
 sólo sé que ahora estoy hecha de cicatrices.

Cicatrices feas, bonitas, que duelen y que producen melancolía.


Cicatrices autoprovocadas y cicratrices que me han dejado los vaivenes de la vida.

Cicatrices, todas mías.

Algunas selladas por el tiempo, 
algunas mal curadas y otras reabiertas en más de una ocasión
otras aún en carne viva.

Al fin y al cabo todas me construyen, 
mejores o peores me hacen quien soy.

Y no, no se trata de cambiarlas ni quitarlas,
sino de quererse como uno es