miércoles, 26 de octubre de 2016

Hacia la naturaleza

Quién soy yo para negarme el capricho de sentir el aire acariciar mi piel.

Cómo iba a privarme de aprovechar este espléndido Sol que me mima con cada uno de sus rayos otoñales.

A veces, me siento un poco como un ser fotovoltaico, sobre todo, en invierno cuando las nubes quieren dejar en segundo plano a Lorenzo con sus incesantes lluvias, fruto de los celos que le provocan este.

Si pudiera describir a la perfección la naturaleza cuando me rodea y lograra que sintierais mi sol en vuestra piel, yo ya sería del todo feliz. Pero es que es tan grande lo que veo, lo que respiro, lo que siento que no logro encontrar las palabras para que lo entendáis.

Se me hace difícil asimilar cómo en medio de una enorme ciudad como es Múnich pueden existir lugares tan mágicos y tan naturales 

con sus lagos llenos de patos y cisnes; 

con frondosos árboles perdiendo sus hojas por el paso del invierno; 

con esta brisa que invita a quedarse para siempre; 

con esta paz que emana en cada centímetro, 

que en conjunto hacen que este lugar idilico acabe con toda mi tinta y mi papel.

 Mires a donde mires ves un tono verde vital y lleno de energía.

No os lo he dicho, pero hoy desperté con ganas de naturaleza 
y con un bolero en mi cabeza.            


Y ¿quién soy yo para negarme semejante capricho?

miércoles, 19 de octubre de 2016

El animal más inepto

"Somos adictos a lo que nos destruye".

No suelo ser rotunda pero estoy absolutamente de acuerdo con la cita.

Somos tan estúpidos, todos, que nos enganchamos a la rama más frágil del árbol, sabiendo que es la que menos va a aguantar de todas y que se va a romper dejándonos en el suelo con un buen porrazo.

Nos apasiona, o al menos eso parece, partirnos y desquebrajarnos una vez tras otra. Nos encanta equivocarnos pero sin aprender nada del error.

Y que el ser humano se crea por encima de otras especies animales por el mero hecho de hablar 
y sociabilizar...                        
me parece, cuando menos, el error más grave.

Al fin y al cabo, somos los más tontos. 
Pues, cualquier animal simple aprende de un porrazo, de un error. 

Pero nosotros no, 
nosotros necesitamos reventarnos una vez tras otra, 
llegar al fondo para pararnos a hacer balance y decir:
                                                            "hasta aquí" o "nunca más".

Y es que, estaba claro que 
no íbamos a ser la raza perfecta.
Pero ya podríamos ser menos tontos 
y aprender a la primera.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Una vez tras otra


Y volví a intentarlo.

Una vez más,
 cual idiota, 
traté de volver
 a buscarte.
Una vez más, 
en un momento de debilidad,
 traté de volver a encontrar
 una respuesta tuya.
Una jodida vez más,
otra vez,        
intenté intentarlo.
 
Será que cuando me autodestruyo 
      olvido de que tú ya no estás 
para recomponer mis cenizas conmigo 
       y llevarme de la mano
     mientras sano mis heridas.
Será que cuando yo misma me odio
creo que lo mejor es buscar a quien siempre

 me ayudó a volver a mí.
Será que con los años

 en vez de avanzar   
me estanco en      
 empeñarme en que tú
 vas a volver      
para ayudarme.  
Será que no sé cómo hacer para no destruirme yo sola.
Será que no estoy preparada tras tanto tiempo sin ti.

Cuando vuelvo en mí y veo que he vuelto a llamar a tu puerta
 y no me has abierto...

Me vuelves a decepcionar.           
Me vuelves a defraudar.
No tendrías que haberte ido sin explicarme cómo tratarme a mí misma, como tú lo hacías.


Ese fue tu peor castigo,
 pues sé que será difícil que 
alguien más sepa cómo hacerlo
 y tú pareces de hierro 
porque sé que no tienes pensado
 explicarme cómo hacerlo.
De hecho, sé de sobra,
que nunca lo harás.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Vuelve otoño

Hoy el otoño llama a la puerta.


Pues, amanece lloviendo sobre mojado.

Abro la ventana y puedo oler la lluvia, 
                           mientras siento esa brisa fresca que tiene otoño cuando llega.

Hoy, me despierto con ganas
 y la brisa 
                                             y el agua de otoño 
me dan más fuerzas.

Hoy doy mi más sincera bienvenida a una estación preciosa acompañada de hojas secas de los árboles, lluvias y temperaturas más frías.
En cuanto al invierno 
espero ansiosa su llegada,
 pues está vez traerá nieve.