miércoles, 27 de enero de 2016

tratado de paz

Me sorprendí a mi misma mirando tus fotos, 
otra vez, 
mientras me preguntaba, 
una vez más, 
qué había causado esto.

Como siempre, olvidaba que ya no hay motivo.
Me paro a pensar

Y maldigo a todas las divinidades de todas las religiones y a todas las cosas en las que se creen porque no sé cuál de ellas te ha alejado de mí. 

Después reflexiono 

Y llego a la conclusión de que ninguna divinidad me habría hecho esto, tampoco a ti.

No, esto no podía ser un castigo divino.

Estas cosas suelen ser terrenales, de los peores habitantes de la tierra, sí humanos.
Los humanos somos capaces de cualquier cosa, somoa ambiciosos, competitivos, avaros...

¿Quién mejor para estropear algo que una persona?
Nadie
Pero pienso y me pregunti a mí misma:

¿A quién he hecho tanto daño como te para que lo devuelva así? 
¿Qué motivo tendría para hacer algo así? 
¿Qué ganaba esa persona?  
Y así, mil preguntas más a las que no puedo responder nada...
Pero, la verdad es que ya no llegaré a ninguna parte con esta guerra, pase lo que pase.
Se ha acabado la guerra contra mi misma. En el informe dice que hay varias zonas devastadas por la guerra.
Pero en los informes consta que se van arreglando de manera óptima. 

Queda firmada la paz, conmigo misma.

miércoles, 20 de enero de 2016

Constantly in change


Hoy vengo a hablarte de nuevo.


Me asombro al ver cómo ha pasado el tiempo por ambos.

¿Sabes?


 Ya no te veo en tus fotos, no te reconozco.


Eres otra persona, totalmente diferente a la que yo conocía.
La gracia es que miro en mis fotos y tampoco soy la de antes, para nada.
Miro las primeras fotos y, al lado de las últimas, tampoco tienen nada que ver.

Pero, claro, la explicación está en que cuando una persona está en tu entorno, no ves el cambio sino que lo vives.
Por lo que no parece cambio, sino evolución.

Esto va por fases. Es sencillo.
¿Sabes qué pasa?
Fácil, simplemente somos seres en constante cambio.

¿Qué otra cosa podemos esperar de seres hechos, en su mayor parte, de agua?


La vida, nuestras vidas, es un tren de alta velocidad en marcha.

En algunas fases quería que volvieras.

Quería la oportunidad de volver a tenerte de frente.
Quería que retrocediera el tiempo.

Quería cualquier opción que te trajese a mi lado.


Sin darme cuenta de que el tren no espera a nadie, llega a la parada y si no hay nadie sigue su camino, sin más dilación.

Y de todas las fases posibles, ya esto no tiene solución.
Esto ya está en fase terminal, está muriendo, le quedan 3 telediarios. 
Y sé que me da igual volver a tenerte de frente, porque la persona que yo quería junto a mí ya no existe.

La persona que te quería a su lado, parecía yo, pero ya tampoco existe.
Todo ha quedado reducido a simples delirios que vagan por mi mente.
Delirios que padezco cuando la tristeza se apodera de mí.


Así que, el diagnóstico es claro, señores:

Está condenado a la extinción.

miércoles, 13 de enero de 2016

Amigos ~ Familia

Hay días y días... 
Y he notado que nada es del todo bueno o malo, recientemente. 
Me he percatado de que aunque sea un día bueno, siempre va a tener su tono de amargo.
Pues, siempre hay un pero.
La situación agrava cuando encima extrañas a personas, cuando echas en falta a personas.
Y es que hay días que están hechos para ser compartidos no sólo con la familia que te ha tocado, también con la que eliges.
Son elecciones que vas llevando a cabo durante toda tu vida.
Son elecciones difíciles. Pues, un amigo, uno de verdad, no es fácil de encontrar.
Los amigos son personas a las que confías tu vida y tu alma.
Lo hacemos con la única esperanza de que quieran y sepan cuidarlas y valorarlas como suyas.
No es fácil encontrar amigos que lo hagan de verdad.
Buscas y vas topando con más gente que personas.
Buscas y sufres traiciones, deslealtades y ves como pisotean todo lo que les confiaste erróneamente.
Pero acabas encontrando a los tuyos.
A tus verdaderos amigos.
A los que no cambiarías por nada.                     
A los que quieres en todo momento a tu lado.
A los que te duelen como si fueran realmente tu sangre
Porque si algo no podemos negar es que los amigos, son familia.

La familia que elegimos.