miércoles, 22 de febrero de 2017

Volver a encontrarse

Cada vez que te escribo hace más tiempo que no se nada de ti.
Cada vez que te escribo hace más tiempo que empezaste a doler.
Cada vez que te escribo el dolor se hace más liviano, más llevadero.
Cada vez que te escribo el motivo es el mismo: me dueles.

Me dueles en el alma.
Me dueles en el corazón.
Me dueles en el cerebro.
Me dueles en la piel.
Me dueles en los ojos.
Me dueles en el recuerdo.
Me dueles en tu olvido.

Hace tiempo que se me olvidó cómo suena tu voz.
Hace tiempo que no recuerdo cómo se dibujaba tu sonrisa.
Hace tiempo que no recuerdo tus abrazos.
Hace tiempo que todo acabó.
Hace tiempo que cerré la puerta 
-te juro que no quería que entrara más nadie-
pero me dejé abierta la ventana.
Hace tiempo que no dejaba entrar a nadie.
Pero no hace tanto tiempo que alguien se coló por mi ventana.
No hace tanto tiempo que hay alguien que me cuida de nuevo.
No hace tanto tiempo desde que hay alguien que se encarga de reparar tus daños.

No hace tanto tiempo desde la última vez que vi esas fotos en las que salíamos.
Pero si hace mucho tiempo que las veo y no reconozco a nadie
al fin y al cabo salían nosotros 
y ahora eres y soy yo, pero no nosotros.

Hace tiempo que no me sentía tan bien en un abrazo.
Hace tiempo que nadie se empeñaba en que saliera la de verdad.
Hace tiempo que la de verdad estaba escondida.

Pero está empezando a salir, 
y no es para buscarte, 
                                                                      sino para encontrarse de una vez por todas

miércoles, 15 de febrero de 2017

Hablando de tu boca

Puedo escribir los mejores versos hablando de tu boca
                        
Puedo escribirlos porque ella 
                                       es el artífice 
                                                   de que puedas 
hablar con esa gracia que te caracteriza       
  
Puedo hacerlo porque sólo yo 
                      sé describir cómo se mueven tus labios cuando hablas feliz
      
Puedo redactar una a una todas las palabras que tu boca articula
                     
Puedo escribir aun mejores versos si hablo de tus morritos

Esos que salen a pasear siempre que hay una foto a la vista                        
Esa forma tan tuya de posar que te hace, 
si se puede,                 
aún más guapa.

Por no hablar de lo que podría hacer si quisiera transmitir tu sonrisa...

Si quisiera que conozcan tu sonrisa
                           podría hablar de la forma 
tan perfecta 
            en que tus labios se arquean
 formando una luna blanca de dientecitos rectos     
    
Si quisiera que conozcan tu sonrisa, 
mi vida,                  
                            tendría que explicar 
cómo sólo sonriendo despejas las nubes del cielo
        
Podría escribir los mejores versos, 
si quisiera que conozcan tu boca...  
                     
pero, desde que la conozco yo, 
                       no quiero que nadie más lo haga, 
                                            porque la quiero sólo para mí

martes, 14 de febrero de 2017

Tres angelitos


Yo estoy enamorada de mi suerte, pues tengo toda la suerte del mundo.

Tengo tres angelitos que me cuidan y me quieren.
Tengo tres angelitos y están en la Tierra, no en el cielo.

Tengo tres angelitos que me abrazan en los peores momentos.

Tengo tres angelitos que convierten en hogar cualquier lado en el que estén juntas y conmigo.

Tengo tres angelitos que crean los mejores recuerdos y los sentimientos más verdaderos que este corazón puede sentir.
Tengo tres angelitos y se me llena la boca hablando de ellas porque no hay nada que me haga sentir más orgullosa en este mundo.
Tengo tres angelitos por las que muero o mato.
Tengo tres angelitos y no podían ser más ni menos porque se complementan la una a la otra, porque cuando están conmigo nada nos falta.

Una de mis tres ángeles es callada, observadora, paciente y perfeccionista. Aunque también es dormilona, pavita y sensible. 
Ella con sus grandes ojos, su larguísimo pelo negro, sus paseos en toalla tras la ducha y sus camisas de rayas.
Ella con ese corazón y esa sonrisa fue la primera en entrar en mi vida de las tres... 
Aún recuerdo como me saludaba antes de conocerme cada vez que me veía como si supiera ya que nuestras vidas estarían unidas para siempre.

Otra es tímida, alegre, inquieta, curiosa y fuerte. Aunque esta es mi madre, mi hermana y mi hija a la vez, es la que más me riñe, la que siempre sabe mejor cómo me siento y qué necesito.
Ella es una casualidad del destino que nos quiso unir en un autobús en Francia. 
Ella que es grande y dura no sabéis qué corazón tan tierno tiene.
Ella con su altura, sus rizos, su pasión por el deporte y las estrellas.
Ella con su infatigable lucha por llegar a ser quien quiere ser.
Aún recuerdo aquel autobús que nos unió sin esperarlo y aquellas llamadas diarias en las que hablábamos horas y horas sin darnos ni cuenta.

La que falta, no es menos importante en absoluto, es fuerte, decidida y madura, a la vez que risueña, dormilona y achuchable.
Ella que es tan chiquita y tan grande a la vez.
Ella con sus abrazos y sus tonterías que hacen de la vida algo mucho más gratificante.
Ella que me perdona siempre que me duermo con las pelis.
Ella con una sonrisa tan grande que podría mudarme allí a vivir y con un corazón más grande que ella entera.
Aún recuerdo cuando me tenía miedo y huía de mí; aún recuerdo nuestro primer abrazo, ese que nos dimos sin saber que nos uniría para siempre.

Son mis tres ángeles, cada una es de una manera, pero todas son preciosas y necesarias. 

No me faltéis angelitos míos.


Os quiero, esté, estéis o estemos donde quiera que sea.
-NRG
-RDG
-MRM

miércoles, 8 de febrero de 2017

Ya que echaste a volar

Ahora que desplegaste tus alas, y despegaste de mi lado, como el ser libre y del viento que eres.


Ahora veo más vacía que nunca esta ciudad enorme y llena de gente.

Ahora esta habitación pequeña se me hace enorme y vacía porque no estás mirando por mi ventana; no estás observándote en mi espejo, ni te tumbas a mi lado para que te acaricie y te mime.
Ahora me quedan tus recuerdos en mis retinas y te veo al entrar por todas partes.

Nunca imaginé las consecuencias que podría traerme el hecho de que te fueras sin mí, ahora que te quiero tanto. Al menos me alivia saber que es temporal, que no te vas para siempre; tú, que llegaste hace tan poco.

Hasta ahora no había entendido lo que decía aquella canción: "qué envidiosa la distancia que quiso formar parte de lo nuestro". Hasta ahora no la había entendido nunca porque nunca había tenido que hacer frente al hecho de tener que querer tan de lejos y tan de verdad, estando lejos de mi zona de confort.

Dime quién si no eres tú se va a acabar el café de mi nevera; quién me va a robar el calor de mis manos con las suyas frías; quién me va a colar sus manos frías por la barriga; quién me va a acompañar en mis tardes ociosas; quién me va a pedir masajes y quién me va a leer la mirada de manera en que mis ojos no puedan mentir.

A quién, cielo, si no es a ti voy a leer poemas; a quién voy a dejarle un huequito en mi cama para hacerle cosquillitas y contarle cuentos; a quién voy a regalarle libros mágicos o a quién voy a invitar a dormir para sentirme en casa estando tan lejos de ella.
Y es que no lo sabes pero, ahora, "casa" para mí va a estar lejos en dos partes diferentes del mundo.


Pequeño pajaríto mío, no eres de nadie y, a la vez, me perteneces un poquito porque, aunque no te tenga aquí conmigo, te puedo llevar siempre en la palma de mi mano; en mi muñeca; en la esquina izquierda de mi escritorio; colgada del cuello; en un par de zapatos color vino e, incluso en mi baño.


Es difícil afrontar el día sin ver una sonrisa tuya o la soledad desde que hiciste que me acostumbrara a estar contigo porque si algo tengo claro es que no hay forma de sustituirte ahora.

Pero aunque hayas volado no te has ido, ni te irás (me lo prometiste), te quedarás para seguir siendo: la perfección imperfecta; el espejo en el que mirarme; mi más pura y sincera inspiración; quién me deja soñar; a quien hago vivir en un mundo paralelo con mis palabras; con quien poseeré el mundo y, sobre todo, a quien mis ojos no mienten... Tú sabes que el secreto está en mantener la pasión en la distancia.


Ahora que desplegaste tus alas 
                            y echaste a volar al cielo 
                                        para llegar a una casa que no es la mía,
                                                                    los días, sin la luz de tu sonrisa,  
                                                                                  son más tristes de lo normal 
                                                                                        el viento me trae lo que le dices 
mientras vuelas lejos de mí...



Gracias por tantísimo. Nos vemos pronto, schatje.


miércoles, 1 de febrero de 2017

Porque sí

Quiero quererte porque sí

Porque me da la gana
Porque la vida es maravillosa y 
me ha puesto a alguien 
maravillosa en mi camino

Quiero quererte porque no sé no seguir lo que me dicta mi corazón
Porque me niego a seguir al rebaño de ovejas y hacer lo establecido

Quiero quererte porque merezco poder 
                 expresar mis sentimientos aunque no está de moda


Porque mereces a una persona que te quiera       
y te cuide

Quiero quererte porque ya hay demasiadas cosas superfluas en este mundo
Porque hace tiempo que nada me parecía tan sincero

Quiero quererte porque me he cansado
                              de que nadie sienta nada
Porque yo sé que me quieres

Quiero quererte aunque implique un riesgo
Porque la vida sin un riesgo no es vida

Quiero quererte porque 
no me imagino una vida sin querer
Porque tú parece que me lo vas a devolver

Quiero quererte aunque sea "demasiado pronto"
Porque el amor no entiende de fechas

Quiero quererte sin límites
Porque el amor no caduca 

Quiero quererte porque tu sonrisa ilumina mis demonios
Porque hace tiempo que estaba demasiado oscuro ahí dentro

Quiero quererte porque ya lo hago
                                    Quiero quererte porque sí
                                                                Porque me da la gana

-TPG