miércoles, 25 de enero de 2017

No me la juego

No me la juego si te digo que te quiero.

No me la juego porque lo sabes.

Sabes que te quiero con tus manías, con tus defectos, con tus demonios...

Tú me quieres con mi intensidad, con mis inseguridades, con mi forma de ser ...

Y esa, amor, es la puta clave.

La clave está en cultivarlo poco a poco, con mimo.
La clave está en ser de verdad, en no tener filtros,
                                                                  cuando estamos uno en frente del otro.
La clave está en demostrar que los hechos son los que valen.
La clave está en mimar y arropar.
La clave está en nuestras mentes,

porque el amor es algo innato del ser humano, o eso dicen.

Así que no me la juego si te digo que te quiero...
porque sé que me quieres.

No me la juego si te digo que te quiero...
 porque sé que lo único que quiero al despertar, es ver tu cara.

No me la juego si te digo que te quiero...
porque todo lo demás, 
ya no importa

miércoles, 18 de enero de 2017

ignorar la alarma

Quise conocerte, 
a pesar de los avisos de mi cerebro 
que me decían que iba a acabar 
enamorándome como una loca.

Desde el primer momento sonó la alerta.
Sonó cuando vi que casi levitabas,
en vez de andar 
desprendiendo ese aroma tuyo propio...

En el momento en que vi la primera sonrisa de tus ojos
o cuando me vi reflejada en la ternura de tu mirada como si fuera un espejo.
Pensaba que sabía el riesgo que estaba corriendo
        la primera vez que roce tu piel terciopelo,
                               pero no tenía ni puta idea de que
                                                                     antes de soltarte
                                                                                ya estaría echando de menos tu tacto.
Y tú me decías que perdía el tiempo
           cuando jugaba a ser directora de cine
                             y grababa todo lo que hacías
                                para verte después una y otra vez
                                                                         en mi pantalla,
                                                                              riendo, bailando y haciendo tonterías.
Yo
que siempre decía controlarlo todo.
que me partiste los esquemas a golpe de sonrisa.

Sarna con gusto, no pica dicen...

Y qué realidad más grande,
yo estaba encantada enamorándome como una gilipollas,
                                                                              dejándome atrás a mi misma.

No voy a negar lo innegable, 
más de una vez me he arrepentido, 
pero muchas más veces 
he dado gracias al destino 
por el tiempo que te tuve.

miércoles, 11 de enero de 2017

Por la ventana

De repente, cuando ya había cerrado la puerta de mi vida, 
se cuela alguien por la ventana.

Se cuela y viene dispuesto a quedarse...

Ahora,
que me había hecho a la idea
de que mi vida es sólo responsabilidad mía, 
llega alguien que quiere compartir mi peso.

Alguien que quiere quedarse 
en un rincón de mi corazón
sin importarle no tener piscina o buenas vistas
porque lo que quiere es sanarlo.

Una persona que lo único que ha venido a hacer 
es llenar huecos vacios,                           
cerrar heridas                   
y cuidar cicatrices.

Un ángel caído del cielo,
¿cómo si no pudo entrar por la ventana?

Llegó de repente
sin previo aviso
con un maletín de consuelo en la mano derecha y
un puño cargado de sonrisas y complicidad en la izquierda

Traía unos ojos que brillaban fuerza y seguridad
y una sonrisa, tan grande que se puede dormir en ella.

Nunca llegé a entender cómo
y, mucho menos, por qué sucedió todo,
sólo sé que ese día cambió el resto de mi vida

Ahora, de nuevo, el viento
sopla a favor...

miércoles, 4 de enero de 2017

Petición matutina

Dicen, que cuando uno sueña con alguien
significa que ese alguien se durmió pensando en ti...

En ese caso, no entiendo cómo, 
en vez de pensarme, 
no prefieres hablarme.
Amor, pensaba que el tiempo curaría la herida que me has dejado, 
te lo prometo,
pero cada día me duele(s) 
                                                 más 
                                                           y 
                                                               más...

Desde que te fuiste siento que hay algo que me presiona el pecho 
y no me deja respirar.
Yo estaba acostumbrada 
                                        a tus idas 
y venidas, 
                                                                         al fin y al cabo, 
                          siempre volvías, 
pues tu amor por mí, 
siempre te hacía volver.

Pero esta vez desapareciste sin piedad.

Amor, 
estoy dispuesta a escuchar y perdonar, 
pero vuelve o acabaré enloqueciendo.
Vuelve.

No lo hagas por ti, ni por mí.

Hazlo por la historia.
Hazlo por el invierno o por la primavera.
Hazlo por una tarde de sol en la playa...

Pero vuelve, 
aunque sean unos segundos
                                                                               o unas horas
no me voy a quejar si es toda la eternidad...
Simplemente, vuelve