miércoles, 25 de mayo de 2016

Brisa de verano

No hay sensación más agradable que dormir.
Pero dormir en verano.
Dormir con la ventana abierta para que entre la brisa más aterciopelada del año.
Dormir, mientras el aire, te acaricia la espalda; te refresca el rostro y te hace cosquillitas en los brazos.
El aire te canta una nana bajito o te recita el más precioso de los sonetos de Neruda mientras viajas hacia Morfeo.
La brisa te recrea en el atardecer de verano en el que aprovechas el último ratito de luz para leer acompañada del canto del mar.

La noche de verano es éxtasis para los sentidos.

Durante unas horas, 
nos eleva al Olimpo,
 nos hace dioses griegos 
y nos complace con 
ambrosía y arte clásico.

Durante unas horas, 
nos devuelve a forma 
de bebé mientras nuestra 
madre nos mece en sus brazos.

Durante unas horas, 
nos volvemos brisa y  
viajamos por el mundo 
en búsqueda de nuestro 
amor para acariciarle
 y refrescarle en la 
noche de verano.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Carta de pasado a futuro

Hola, vieja amiga mía, hoy vengo a hablarte a ti :

Sí, a ti, a la persona que nació el 2O de Mayo hace casi ya 2O años.
Vengo a hablarte a ti para agradecerte tu forma de ser durante estos años. 
A agradecerte todas y cada una de las decisiones que me han traído aquí.

Te hablo a ti como si no fuera a mí misma a quien le estoy hablando.

Cómo pasa el tiempo, cómo crecemos, cómo cambiamos...
A día de hoy si algo tengo claro, amiga, es que el futuro que nos espera es tan incierto como siempre lo ha sido.
También me temo, que debo confesarte, que soy casi todo lo que querías que fuera.
He de contarte, que te echo tanto de menos que, a veces, pongo videos de aquellos años y me paso horas y horas viendo cómo te reías.
Me das tanta envidia...
En los videos, en las fotos, nada te cambia, pasan los años y eres siempre la misma.
Sin embargo yo, cada vez que miro al espejo, veo algo diferente.
Quiero darte las gracias por haber sabido elegir, casi perfectamente, a las personas de las que me rodeo;
por haber sido valiente y atreverte con todo lo que te has propuesto, siempre;
por haber sido buena y, en menos medida, mala, cuando ha sido necesario;
por haber sabido resurgir tras cada caída, sola;
por todas tus locas ideas y planes;
por todas las metas que te has propuesto a lo largo de tanto tiempo.
Si pudiera hablarte de verdad a ti, a la niña de 6 años, o a la de 1O, o a la de 16 te diría que no tuvieras miedo, pasase lo que pasase.

Nada hay que no puedas superar.

Aunque, si lo pienso, pocas veces has tenido miedo.
Y no es porque te hayan faltado motivos para tenerlo.
No obstante, también debo decirte, amiga, que nada ni nadie es perfecto, porque alguna que otra vez lo has olvidado.
Que no sufras tanto por tus fallos, porque son quienes te van enseñando todo en la vida.
De la misma manera, me gustaría hablarle también a mi amiga que leerá esto en un momento futuro:

Sólo quiero decirte, que no te preocupes, 
consigas o no mis metas, 
no desanimes,
y recuerda que nada puede pararte;
recuerda que el que persevera consigue lo que quiera.
Por último, futura amiga,
 no olvides que el mayor amor de tu vida eres tú,
 así que cuídate.
Cuídate mucho, amiga, 
eres lo mejor que siempre has tenido.

miércoles, 11 de mayo de 2016

La historia en la historia

Permíteme confesarte un par de cosas, Apolo:

Quizás, aún no te has dado cuenta, y deba pedirte que vengas al encuentro de Dafne. 
He de decirte, amor, que pareces no ver lo que mis torpes ojos ya veían hace siglos.
Perdóname si prefiero que no seas un Zeus pues, el todopoderoso del rayo, no sabía amar.
Perdóname a mí por no llamarme Perséfone para evitar que seas el dios del inframundo. 
Por ti, quise ser Helena, ninfa, musa...
Pero tú, Paris, culpable de la batalla más recordada en la historia; tú también eres culpable de secuestrar mi corazón. 
No te pido que seas un emperador ni conquistador.
Y es que, me atrevo a afirmar que eres responsable de las cosas más bellas del mundo.
Sin embargo, levantas más misterios que la sonrisa mi amiga Mona Lisa.
Me embrujaste como lo hizo Felipe el hermoso a Juana de Castilla.
No te pido que me dediques los mejores versos de la pluma de un poeta como Neruda, ni de Béquer.
No quiero que seas la perfección humana que hizo Miguel Ángel con su David.
Pero, no pareces enterarte, mi amor, de que para llegar a mí no debes atravesar la Odisea de Ulises, ni luchar contra  titanes.
Y así llevamos desde que empezó la historia.
Yo te espero aquí, en mi ventana, cantando Moon River, como cuando fui Audrey Hepburn.
Yo te espero en el Moulin Rouge, mientras soy Satine, el diamante reluciente.
Pero no te das prisa, y el tiempo corre como la tisis.
Te espero como si fueras a venir en limusina y con rosas.
Te espero en el escenario, Johnny Castle, para bailar "The time of my life".
Pero no llegas y estoy a punto de bajarme del escenario
Te espero en la proa del barco para que me salves de mi misma y de la soledad.
Y estoy a punto de lanzarme al agua.